Espacios

La función exclusiva del Molino del Manto es el alquiler del mismo como finca, pudiendo realizar sus arrendatarios multitud de actividades privadas aprovechando los diferentes espacios que ofrece.

La finca

La primera edificación de la finca, figura como construida en 1759, siendo su actividad inicial la de molino harinero. En 1810, se termina de construir la segunda fase, en la que pasaría a ser la casa solariega de una finca de recreo. A finales del siglo XIX se terminarían los jardines, realizándose sucesivas transformaciones hasta la actualidad.

Entrada

El acceso se inicia desde el kilómetro 12,300 de la M-311, en el que existe un extenso parking exterior para turismos y autobuses. Un amplio espacio con rosaledas, jazmines, olivos centenarios, diversos frutales nos conducen a una pradera de cuidado césped que atravesamos para acceder al antiguo Molino a la finca se inicia entre chopos desde la , cuya entrada y recepción está ajardinada con rosales, olivos centenarios y diversos frutales. A la casa principal se accede por un camino empedrado, en el que nos da la bienvenida un sauce, rodeado de un cuidado césped.

Puentes, río y cascadas

El principal ramal del Rio Tajuña atraviesa la finca nutriendo de agua los distintos canales y cascadas del jardín romántico, por la noche se iluminan con luz natural. Atravesando el rio a través de un puente japonés, fabricado en forja de hierro y basado en las técnicas de Eiffel, obtenemos la panorámica de todos los jardines.

Jardines y palmeral

El diseño inicial de los jardines data de mediados del XIX. La variedad de especies entre las que se encuentran palmeras, tilos, yucas , plátanos de sombra, castaños de indias, laureles, olmos, bambús, que se recorren a través de caminos marcados por setos de boj, en los que veremos diversos parterres de plantas y flores de temporada. En el centro una fuente octogonal de la época recrea un exótico y exuberante ambiente capaz de trasladarte a otras latitudes.

Interiores

En la última reforma realizada en el 2006 se han ultimado detalles, restaurando todos los elementos originales de la estructura, trabajando con exquisito mimo la carpintería, suelos, vigas y artesonado, haciendo especial hincapié en la decoración para que la estancia resulte muy agradable.

Eventos

La versatilidad del Molino del Manto favorece la puesta en escena de cualquier evento que uno pueda imaginar, fundamentalmente apoyándonos en la diversidad de los ambientes que existen en el mismo. Junto al enclave del Molino del Manto existe la posibilidad de realizar innumerables actividades Outdoor.

“LA PRIMERA CONSTRUCCIÓN DE ESTE MOLINO HARINERO DATA DEL AÑO 1759, COINCIDIENDO CON EL INICIO DEL REINADO DE CARLOS III”